YA NO SOMOS DE NINGUNA PARTE

“Qué desilusión: cuando estamos aquí echamos de menos aquello, y una vez en España, ¿añoramos Suiza?… Ya no somos de ninguna parte”

Un Franco 14 pesetas (Director Carlos Iglesias)

 

 

Desarraigo: acción de desarraigar o desarraigarse; en definitiva y acudiendo al origen etimológico de la palabra: perder tus raíces.

Como profesional (y persona) en el extranjero, conozco bien este sentimiento.

Estas navidades en una de las típicas discusiones filosóficas que se originan como consecuencia de los encuentros familiares, reflexionamos sobre el problema migratorio que está sufriendo Europa en nuestros días. Problema que nos afecta a todos y de manera especial a los alemanes, que se debaten entre el sentimiento de acogida y la seguridad nacional ante los posibles problemas de adaptación de todas estas pobres gentes.

Entonces, un miembro de mi familia nos mostró un folleto que había recibido de uno de los programas de ayuda a los que asistía, en el cual se hablada de los problemas de la migración y el desarraigo. Paso a relatarlos a continuación.

ASPECTOS MULTIDIMENSIONALES DE LA EXPERIENCIA MIGRATORIA:1

Migración significa cambio:

  1. Cambio de cultura, cambio de lengua
  2. Cambio de residencia
  3. Cambio de entorno

Migración significa pérdida y desconocimiento:

  1. Pérdida de seres queridos, amigos, conocidos, círculos sociales, compañeros de debate, grupos de opinión
  2. Pérdida de lugares conocidos, de la estructura de la ciudad, de las infraestructuras
  3. Pérdida de la orientación básica cultural: valores, símbolos, reglas
  4. Desconocimiento del funcionamiento de la burocracia, conexiones infraestructurales

Migración significa confrontación con lo nuevo y desconocido:

  1. Otras personas con otro trato y formas de relacionarse
  2. Otras reglas culturales, costumbres, tradiciones, matices y formas de comunicación
  3. Otros valores y pertenencia
  4. Otra lengua y otras formas de comunicarse (autoridad, mandato, etc)
  5. Otros cuerpos y formas de mostrarlo y utilizarlo (proximidad-distancia, etc)

Migración significa shock-cultural:

  1. Percepción y no entendimiento de los otros
  2. Encuentro con valores, reglas y hábitos implícitos incomprensibles
  3. Sorpresa ante el funcionamiento y organización social (horarios, intensidad de las relaciones, técnicas, volumen)
  4. Asombro ante las demandas y expectativas de comportamiento implícitas
  5. Sufrimiento como consecuencia de emociones desconocidas: distancia, contención, expresividad (entusiasmo, rechazo, alegría, crítica)
  6. Experiencias discriminatorias respecto de la cultura de origen

Migración significa en ocasiones descenso social o aislamiento social:

  1. Competencias y recursos aprendidos quedan inutilizados
  2. Desvalorización social, pérdida de los contactos profesionales
  3. Descualificación laboral, desempleo (en ocasiones debido al idioma)

Migración, en definitiva, a veces significa desorientación e impotencia:

  1. Confusión y desentendimiento
  2. Quedarse sin palabras, no poder compartir
  3. Soledad
  4. Escasos contactos para la superación de problemas
  5. Sentimientos de ofensa, humillación y desvaloración.

 

Al escuchar todos estos puntos, me sorprendió darme cuenta de que yo, europea y culturalmente afín al país al que emigré,  en mis propias carnes los había experimentado todos, e incluso podría escribir un post de cada uno de ellos. Y eso que los motivos por los que yo salí de mi país, fueron sentimentales y no debido a ninguna clase de necesidad. Me cuesta imaginar qué es lo que sentirán todas estas personas procedentes de culturas tan antagónicas, al llegar aquí; qué motivos les impulsan a dejar su hogar y adentrarse en lo desconocido y, una vez conseguida la hazaña, qué experiencias habrán desarrollado, porque de ellas depende su adaptación e inserción.

Al volver estas navidades a mi España querida (yo que renegaba de ciertas españoladas tales como el griterío en los espacios públicos) me encontré al segundo día gritando a la tía Mariloli que me pasara los langostinos ante la ojiplática mirada de mi marido (mi tía Mariloli se encontraba a mi derecha), degustando los deleitables sabores de la tradicional comida navideña al grito (una vez más) de un “esto no lo encuentras allí” y sintiéndome profundamente desgarrada a mi partida. “Qué bonito sería (pensé al observar a mi hijo) ser como un niño: que se alegra al llegar y recibe con cariño todas las circunstancias de la vida, y permanece impasible al partir, alegrándose de volver al viejo hogar”. “Pero ellos no saben el valor de las cosas, por eso no las extrañan” dijo mi padre.

Me costó únicamente dos días volver a plantar mis raíces y que crecieran de nuevo, pero creo que es algo que deberé hacer una y otra vez aquí y allá: arrancar y plantar mis raíces. Porque…

Migración también significa:

  1. Apertura al mundo y a otras perspectivas
  2. Escapar de las dificultades
  3. Nuevos estímulos, nuevos conocimientos
  4. Desafiar las propias capacidades
  5. Nuevas oportunidades

 

Sin más dilación me despido, no sin antes saludaros cordialmente

Una abogada en Alemania

 

 

1 Prof. Dr. Maya Nadig, Universidad de Bremen

Comparte si has aprendido algo
Te ha gustado el Post?
Suscríbete y recibirás un aviso con cada novedad

Recibe en tu mail todas las novedades de Una Abogada en Alemania: Actualidad jurídica hispano- alemana, literatura y cine para abogados, mi experiencia como jurista en el extranjero y muchas cosas más!

Posted in Ejercer en Alemania, Literatura, Cine y Derecho and tagged , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *