La Piedra Lunar

-Dame fuego, Betteredge. ¿Se concibe que haya un hombre que después de haber fumado durante tantos años como yo lo he hecho, sea incapaz de descubrir todo un sistema para el tratamiento que debe dispensarse a las mujeres, en el fondo de su cigarrera? Sígueme con atención y te probaré la cosa en dos palabras. Tú escoges, por ejemplo, un cigarro; lo pruebas y te desagrada. ¿Qué haces, entonces? Lo tiras y ensayas otro. Ahora bien, observa ahora la aplicación del sistema. Tú escoges una mujer, la pruebas y ésta destroza tu corazón. ¡Tonto! , aprende de tu cigarrera. ¡Arrójala de tu lado y ensaya otra! Yo sacudí la cabeza negativamente. Maravillosamente ingenioso, me atrevo a decir, pero mi experiencia personal se hallaba totalmente en pugna con ese procedimiento. -En tiempos de la difunta Mrs. Betteredge -le dije- me sentí inclinado innumerables veces a poner en práctica su filosofía, Mr. Franklin. Pero la ley insiste en que debe uno seguir fumando su cigarro, luego de haber escogido.

La piedra Lunar, Wilkie Collins

Me complace enormemente abrir esta sección del Blog con una novela ejemplar. Este libro significó mucho para mí. Me lo leí allá cuando aún pensaba que el mundo era un lugar seguro y que estaba en el sitio y en el momento en el que quería estar. Cuando lo terminé, me di cuenta que mi vida no iba a ser la misma, porque fue entonces cuando comprendí que si alguien era capaz de hacer esas cosas con las palabras, entonces yo quería ser uno de ellos.

No contaré aquí nada acerca de la novela en sí misma. Sólo lo que me ocurrió a mi mientras la leía y os pondré un poco en situación en lo que se refiere al autor y a su contexto histórico.

La piedra lunar (The Moonstone, en su título original) fue escrita por Wilkie Collins en Inglaterra en el año 1868.  Situándonos en la época quiero que os imaginéis el contexto: mitad del siglo XIX; Charles Dickens ya gozaba de cierto prestigio en el mundo de la literatura y dirigía un periódico llamado All the year round. Estaba bastante de moda hacer publicaciones de novelas por capítulos en los periódicos, de manera que el lector debía comprar el siguiente ejemplar para poder saber qué ocurría en el relato. Así que el bueno de Dickens procuraba surtir a sus lectores de lo mejorcito y para ello elegía a grandes promesas de la literatura. Entre ellos se encontraba su amigo Collins. Escritores como él, veían en dichas publicaciones la oportunidad para saltar al estrellato del mundo de la prosa, así que esta vez probó con algo nuevo: escribiría una novela policiaca, la primera de ese género en toda Inglaterra. A raíz de un caso muy sonado, el asesinato de Road Hill, Collins decidió basar sobre esto su próxima novela. La apuesta era arriesgada pero valió la pena (vaya si lo hizo).

La novela se divide en tres partes relatadas, cada una, por un testigo de los hechos diferente. Este tipo de narración recibe el nombre de novela epistolar, género novelesco caracterizado por la emisión de cartas o epístolas de los personajes a un imaginado receptor, desarrollando así el argumento de la historia. Collins maneja de una forma abrumadoramente exquisita este género, dotando de personalidad a cada personaje y percibiendo así el lector, el estamento social perteneciente a cada narrador. Cada uno habla de una forma y se percibe también su particular visión de la realidad (cosa esta sumamente humana), añadiendo realismo al relato.

La trama es apasionante: se mezcla misterio, romanticismo, humor inteligente y reflexiones filosóficas. ¿Qué más se puede pedir? Pues aún hay más. Está tan bien escrita, que tuve que releer algunos párrafos varias veces para deleitarme una vez más con esa forma de decir las cosas. Es tan elaborada… Ingeniería literaria lo llamaría. Pero eso no hace difícil o tediosa su lectura, al contrario, las poco más de 300 páginas de las que goza, pasan volando.

Os animo a leerla y a disfrutar de una de las obras del género detectivesco mejor escritas y que serviría de inspiración a todas las demás. Por algo será.

Comparte si has aprendido algo
Te ha gustado el Post?
Suscríbete y recibirás un aviso con cada novedad

Recibe en tu mail todas las novedades de Una Abogada en Alemania: Actualidad jurídica hispano- alemana, literatura y cine para abogados, mi experiencia como jurista en el extranjero y muchas cosas más!

Posted in Abogacía, Literatura, Cine y Derecho and tagged , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *