La abogacía en Alemania

“El verdadero alemán se distingue por su cultura plural y su unidad de carácter”.- Johann Wolfgang Von Goethe

 

Sí, el abogado alemán es distinto al abogado español. Pero como supongo que el empresario alemán y como el constructor. En general, somos diferentes. Nuestras culturas son diferentes, nuestra historia es diferente y miles y miles de años de genética influidos por muchos factores que van desde el clima hasta la comida, nos hacen diferentes. Pero fijándonos en lo que nos une y no en lo que nos separa, os diré que, en mi humilde experiencia, los alemanes y los españoles son buenos socios de negocio. Nos gusta su orden y su precisión. Les gusta nuestra creatividad e iniciativa. Y todo eso unido tiene un resultado cuanto menos positivo.

 

La profesión de Abogado en Alemania.

 

La abogacía en Alemania goza de un alto prestigio. Su título está al nivel del de Jueces y Notarios y para acceder a él se necesitan de media unos 10 años. La estructura de ese período sería la siguiente:

  1. Facultad de Derecho: unos 5 años (dependiendo de la Región).
  2. Primer examen de Estado (lo que equivaldría a una oposición española): un año de preparación.
  3. Periodo de formación práctica (Referendariat): Mínimo un año de duración.
  4. Segundo examen de Estado (Großes Staatexam, el gordo vamos): Mínimo un año de preparación. La media suele estar en un año y medio y hay gente que tarda hasta tres.

Superando todo esto, se procedería a la inscripción en el Colegio de Abogados de la Región correspondiente y se permitiría ejercer en todo el territorio alemán.

Antes de que os entren los sudores y mareos, os daré una buena noticia: Los ciudadanos de la Unión Europea podemos trabajar en todos los países miembros sin necesidad de someternos a exámenes o pruebas de homologación de títulos. ¡¡Gracias Tratado de Maastricht!!

Ahora bien, podéis imaginaros que, teniendo en cuenta que un abogado español ha estudiado Derecho Español y que para nosotros (al menos en mi época) sólo es necesaria la superación de los cinco años de licenciatura, representar a un alemán en un juicio no es tan sencillo.

Lo primero que un español que quiera ejercer la abogacía en Alemania tiene que hacer, es sacarse el carné de Abogado Europeo. El formulario se encuentra en internet y lo expide la Consejería General de la Abogacía. Sólo se requiere estar colegiado y pagar unos 50 euros. Una vez hecho esto, podríamos colegiarnos en el Colegio correspondiente de la región en la que residamos y nuestro título aquí sería: Abogado/a (escrito en español) o Europäischer Anwalt (Abogado Europeo). Esto implica que nuestra actuación podrá limitarse únicamente al asesoramiento extrajudicial. Sólo si presentamos una serie de casos acreditando experiencia procesal, podremos conseguir nuestro título como Rechtsanwalt/Rechtsanwältin. El número de casos a presentar, dependerá de la rama en la que nos especialicemos.

Y os preguntaréis: ¿tanto lío por un título? Pues resulta que una de las cosas que nos diferencia de los alemanes es la importancia que dan al título. Las formalidades son muy importantes. A tus compañeros de trabajo les llamarás siempre de usted hasta que ellos te den permiso para utilizar la forma coloquial. Lo mismo ocurre con los títulos. Las personas que tienen un doctorado tendrán siempre la forma “Dr.” delante de su nombre. En su correo postal y en sus documentos oficiales también y en muchos sitios se les llamará “Doctor Fulanito” cada vez que se dirijan a ellos.

En esta misma dirección estaría nuestro título de abogado. En España, por ejemplo, las personas que han estudiado Derecho pero se dedican únicamente a la consultoría y no defienden a particulares en juicio; o las que están colegiadas como no ejercientes; o los recién licenciados sin experiencia, se suelen autodenominar también abogados. En Alemania, sin embargo, sólo se les otorgará el título de Rechtsanwalt/Rechtsanwältin a las personas que hayan superado los 10 años descritos anteriormente.

Otra de las cosas que quería comentaros es la referente a la obligación de los Abogados en Alemania a permanecer en continua formación. Esta es una de las cosas que más me gustan de este sistema. El abogado tiene la obligación de continuar con su formación durante toda su vida profesional, escribiendo artículos, informándose de las novedades en materia jurisdiccional, asistiendo a cursos etc. Esto puede parecer obvio, pero en la práctica, no muchos abogados lo consiguen. Sin embargo, en Alemania existe la obligación de hacerlo y es por esto que los despachos disponen de un departamento de investigación encargado de publicar updates de nuevas Leyes o  estudios exhaustivos sobre diversos temas, con la finalidad de que el equipo se mantenga informado. Incluso en muchos de esos cursos expiden un certificado que luego tiene que ser presentado en el Kammer (Colegio de Abogados) como medio probatorio de esa formación continua.

Aquí os dejo una traducción de la Ley que regula la actividad de los abogados europeos en Alemania EuRAG, donde encontraréis toda la información que necesitáis sobre el proceso.

http://translate.google.de/translate?hl=es&sl=de&u=http://www.gesetze-im-internet.de/eurag/BJNR018210000.html&prev=search

 

Consejos prácticos

“Die Zeit heilt alle Wunden” (El tiempo cura todas las heridas).- Proverbio alemán

Este podría ser el primero de los consejos prácticos de la lista: No importa lo difícil que lo veáis al principio, con el tiempo superaréis todos los obstáculos. No os deis por vencidos y luchad por lo que realmente queráis emprender, ya sea en el campo de la abogacía como en cualquier otro campo. Nunca dejéis que los demás os digan lo que es posible o imposible hacer. Muchas veces esas opiniones están basadas en una percepción subjetiva de su realidad y no se corresponde con la vuestra.

Dejando el melodrama a un lado y volviendo al tema que nos ocupa, otro consejo sería: descubrid el campo en el que queréis desarrollar vuestra actividad y buscad trabajo siendo fiel a ese campo. Si queréis trabajar en el departamento legal de una empresa, si os gusta el Derecho de Familia o Contratos Internacionales; o Fiscalidad Internacional etc., buscad cosas que tengan que ver con vuestro campo. En esta dirección, os animo a enviar una “Initiativbewerbung” o lo que es lo mismo solicitud de trabajo por iniciativa propia. Si encontráis un puesto en el que os gustaría trabajar, en una empresa o despacho, pero no hay una oferta de empleo concreta, mandad aun así vuestra solicitud. Las empresas y despachos alemanes acogen con agrado este tipo de solicitudes y, si en ese momento no buscan nuevas incorporaciones, te lo harán saber deseándote lo mejor en tu futuro profesional (igualito que en España).

Evidentemente, si en vuestro campo, pasado un tiempo prudencial, no encontráis nada, podéis ser más flexibles. Pero os aconsejo daros ese tiempo prudencial, que durará dependiendo de vuestras circunstancias personales.

Poner mucha atención a vuestra solicitud de trabajo es también algo que os aconsejaría. La forma en la que os presentéis ante vuestro futuro empleador dirá muchas cosas sobre vosotros. Esto es así en todos lados, pero en Alemania se da mucha importancia al formato de vuestro CV. Debe ser claro y conciso; no ocupar más de dos páginas; incluir todos vuestros títulos y certificados; cartas de recomendación y una carta de presentación.

Os deseo mucha suerte en vuestra andadura internacional. Si tenéis alguna pregunta en particular, os animo a dejar un comentario.

No me quiero despedir sin antes hacer mención especial a Doña Catalina Garay. Ella fue una de las primeras abogadas que decidió asumir el gran reto de ejercer la abogacía en Alemania, sirviendo de inspiración a muchos otros entre los que me encuentro. Actualmente ejerce sus funciones en su propio despacho situado en Berlín y es presidenta del Deutscher Anwaltverein Spanien. Os animo a leer cualquiera de sus post sobre este y otros temas.

www.catalinagaray.de

Sin más dilación me despido, no sin antes saludaros cordialmente.

Una abogada en Alemania.

 

Comparte si has aprendido algo
Posted in Abogacía, Ejercer en Alemania, Ejercer en el extranjero and tagged , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *